Interpretando a Bunge


15,00 € (IVA incluído)

978-84-121856-4-5

Interpretando a Bunge

Alfons Barceló

160 páginas

 

 

Desde 1976, cuando leyó La investigación científica en la traducción de Manuel Sacristán, el economista Alfons Barceló quedó atrapado por la obra de Mario Bunge. Pronto entabló amistad con él, y a lo largo de más de cuatro décadas ha sido un lector fiel y aplicado de su ingente obra, y también un intérprete concienzudo de su pensamiento. En 2020, año del fallecimiento del filósofo argentino-canadiense, del que Laetoli publica la colección “Biblioteca Bunge”, Barceló ha recopilado reseñas, conferencias y escritos varios redactados a lo largo de cuarenta años como intento de interpretación de uno de los filósofos más destacados y lúcidos de nuestra época.

 

“Con Mario Bunge tengo contraída una enorme deuda teorética, que ha ido incrementándose a lo largo de más de 30 años. Sus planteamientos y sus tesis han representado a menudo para mí tanto el papel de faro para descubrir caminos y detectar escollos como el de filtro que permite separar el grano de la paja. Ha sido, en resolución, uno de mis grandes maestros intelectuales” (Alfons Barceló).

 

Alfons Barceló (Palma de Mallorca, 1943) ha sido profesor de Economía en la Universidad de Valencia y más tarde catedrático de Teoría económica en la Universidad de Barcelona. Es autor de varios libros sobre cuestiones de fundamentación teórica de la economía, como Reproducción económica y modos de producción (Serbal, 1981), Filosofía de la economía. Leyes, modelos y teorías (Icaria, 1992) y Economía política radical (Síntesis, 1998). Ha sido colaborador desde 1987 de las Jornadas de Economía Crítica y ha publicado numerosos trabajos y traducciones en la Revista de Economía Crítica y otras publicaciones.

 

“En este mundo donde el trabajo está tan especializado, donde muchos saben cada vez más sobre cada vez menos, algunos pensadores, como Bertrand Russell y Mario Bunge, han conservado la curiosidad universal de la gran filosofía clásica, algo que comparto y aplaudo” (Jesus Mosterín).

Publicidad
Publicidad